Curiosidades Exclusivo Teatro Televisión

Chela Cardalda: “Todavía la gente me reconoce por Cebollitas”

Fran Vidal
Escrito por Fran Vidal

Todo en su vida lo comenzó de grande, tal vez por dedicarse solamente a trabajar y a seguir lo que le imponía su padre. A los 30 y pico de años pudo cumplir su sueño y trabajar en cine, televisión y teatro. Hoy con 83 años continúa vigente, pero esta cuarentena le imposibilitó continuar con las funciones de la obra “Inés” en El Camarín de las Musas.

Chela Cardalda tiene un rostro muy particular, divertido y que resulta familiar por sus distintas participaciones en numerosas novelas como Cebollitas, Son Amores, Costumbres Argentinas, Amor mío, Chiquititas sin fin, Lalola, Los exitosos Pells, Socias, Graduados, entre muchas ficciones.

La actriz brindó una entrevista telefónica a Fran Vidal Espectáculos en la que repasó su anecdótica carrera:

– ¿Por qué no comenzó a actuar antes?

-Es una larga historia, nunca de pequeña me hubiese animado porque lo tenía prohibido. Desde chica siempre quise hacer algo artístico, ya que a mí me gustaba bailar y cuando tenía 7 años les dije a mis padres que quería estudiar danzas españolas y clásicas. Esas ganas eran porque tenía una compañerita que estudiaba y bailaba en todos los actos del colegio, pero mi padre se opuso y me dijo que no era un ambiente recomendable. Si bien pude bailar en un par de actos, yo como chica obediente y que no se animaba a revelarse acepté su decisión, pero evidentemente me quedaron esas ganas de aprender.

– ¿Intentó hacer otra actividad artística que le gustara a sus padres?

-Mi papá era melómano, le encantaba la música, la ópera y yo bailaba al compás de los discos que él ponía en casa. Entonces, a esa misma edad me mandó con mi hermana a estudiar piano y lo hice hasta los 13 años, algo que no me interesaba para nada y nuestro padre nos dijo que no fuéramos más. Hasta el día de hoy mi hermana me reclama que dejamos de estudiar piano por mi culpa (risas).

– ¿Y después cuando creció pudo bailar como quería?

-A partir de los 15 años empecé a ir a bailes y bailaba música popular de forma desesperada, lo hacía muy bien y siempre me encantó la danza. Cuando fui más grande mis padres se separaron, tuve que salir a trabajar y nunca más pensé en el baile.

– ¿Qué carrera estudió?

-A los 30 años comencé la Licenciatura en Servicio Social de Salud porque sentía que tenía que hacer algo distinto porque no quería pasar toda mi vida trabajando en una oficina. La carrera me gustaba mucho y mientras estaba estudiando una compañera de la oficina, casi de la misma edad mía, me comentó que iba a comenzar a estudiar danza y fuimos a estudiar juntas.

– ¿Cómo fue ese momento?

-Mi cuerpo ya no tenía la flexibilidad necesaria como para aprender danza clásica. Fui un par de meses y me di por vencida, me di cuenta que la cosa no iba y me la aguanté.

-¿Por qué no tuvo hijos?

– No tuve hijos y por ende, no tengo nietos. Todo en mi vida lo hice de grande, me casé a los 45 años con mi marido que ya tenía dos hijos. Él ya falleció y sigo teniendo trato con sus hijos, pero tengo sobrinos que los quiero mucho.

– ¿Cómo surgió el trabajo de actriz?

-Evidentemente, cuando uno está destinado a algo la casualidad no existe. Cierto día en la oficina de la compañía de seguros donde trabajaba, una de mis compañeras dijo a la hora del té “A mí me gustaría hacer teatro” y yo sin saber por qué respondí “A mí también me interesa”. Esta chica tenía un amigo que estudiaba teatro con Augusto Fernández y nosotros teníamos formada una mutual en la oficina y el chico podía ir a darnos clases. Él fue a enseñarnos los elementos básicos del teatro con el fin de que hiciéramos alguna obrita para la mutual.

-¿Cómo recuerda el primer día de clases?

-Me acuerdo que el profesor nos pidió hacer una improvisación y preguntó quién quería pasar al frente, enseguida dije que yo y otra compañera también. Nos dio las pautas y lo resolvimos. Ese día sentí un placer enorme como no había sentido nunca en mi vida haciendo nada. Ahí dije que la actuación era lo mío, así empecé a trabajar con mi grupo de la oficina y lo hicimos durante dos años, mientras tanto yo estudiaba mi carrera terciaria.

-¿Pudieron presentar algo frente al público?

-Hicimos funciones a beneficio de las cooperadoras de escuelas que conocían algunas personas de la oficina. Nos presentábamos con varias obras dirigidas por el mismo profesor y en la última hicimos un sainete antiquísimo que no me gustó. Allí mis amigos me dijeron que no me favorecía y que estudiara teatro afuera. Empecé a averiguar y empecé con Alejandra Boero que era excelente y además podía ir a clase a la salida del trabajo.

-¿Cómo vivió su primer trabajo en televisión con la exposición?

-Fue difícil porque me llamó nada menos que Sergio Renán para un programa que hacían en Canal 7 que se llamaba “Ficciones”. Él me vio en una obra que hice en el Centro Cultural San Martin y le gustó mi trabajo. Luego, me lo presentó el director de la obra y me convocó para hacer dos capítulos en ese programa en 1987, aproximadamente.

-Mucha gente la recuerda por una famosa publicidad…

-Eso tampoco fue de casualidad. Esa publicidad fue la que me dio popularidad, un año hice Montefiore vino y el año siguiente el jugo. La gente me recuerda por eso (risas).

-¿Cómo fue la experiencia en la telecomedia “La Familia Benvenuto”?

En 1991 estaban buscando una mujer mayor para hacer el personaje que perseguía a Guillermo Francella y cuando Héctor Maselli, el productor general, me vio en la publicidad de la televisión lo llamó a Guillermo para anticiparle que ya tenía a la persona indicada. Entonces, me llamaron de Canal 11 y te digo la verdad, a mí no me gustó la propuesta porque yo estaba preparada de la escuela de Boero para hacer drama o comedia dramática y no personajes caricaturescos, pero mi representante me convenció de hacerlo.

-¿La siguen reconociendo por Cebollitas?

-En Facebook leí muchos comentarios de la gente que pedía que repitan Cebollitas en la televisión o en Netflix. Inclusive mucha gente me reconoce en la calle, cuando podía salir, como “Doña Angélica” más que por otros trabajos. Me saludan chicos de 25 a 35 años, el otro día me llegó un mensaje de un joven de Ecuador que me recordaba porque los Cebollitas hicieron gira en aquel entonces por Latinoamérica.

-Muy pronto va a verse de nuevo en Graduados…

-La verdad no sé cuándo lo va a emitir Telefe, los fans estaban enojados por la demora. Seguramente irá a ir después de Jesús, a la gente le gusta volver a ver los éxitos y es importante emitir ficción nacional en estos momentos.

¿Qué significa que a su edad pueda seguir dedicándose a lo que ama hacer?

-Significa mantenerme viva, a partir de ese momento que descubrí el placer por la actuación, a pesar de los nervios de los estrenos no lo siento lo mismo frente a otras cosas que pueda hacer. Siento que todavía estoy viva y que todavía puedo hacer algo que me divierta, es algo vital para mí. Con la cuarentena hay que esperar bastante para volver al teatro, el futuro de los actores y de las actrices es toda una incertidumbre en este momento.

 

Fotos: Noche de paz, Inés y Facebook de Chela

Comentarios

Redactor

Fran Vidal

Fran Vidal

Licenciado en Comunicación Social.
Graduado de la Universidad Nacional de San Luis.
Periodista de Espectáculos y Director periodístico de www.franvidalespectaculos.com.

¡Ayudanos con un like!

¡No es que seamos inseguros, pero con un like nos ayudas a crecer!

FRAN VIDAL ESPECTACULOS!

¡Dale me gusta para seguir viendo buenas noticias. ¡Gracias!

Shares
Danos like para enterarte de las cosas que te interesan. ¡Gracias!